La definición original de Yoga es “la habilidad de encauzar, aquietar y/o enfocar nuestra energía mental”. En ese estado de enfoque y encauzamiento energético, emerge la claridad mental. Cuando surge esta transparencia, comprendemos las cosas de una manera menos contaminada por nuestros vicios y trampas de percepción. Descubrimos que el apego y la identificación entre sujeto y objeto es la fuente del dolor y del sufrimiento.

Las técnicas de yoga son muy diversas, incluyen el trabajo personal en varios planos y en diversos aspectos, incluyendo el aspecto físico, a través de la práctica de asanas. Una clase individual, te permite conocer y aplicar, de manera más profunda, el abanico de herramientas que el Yoga tiene a tu alcance.

Deja un comentario