Categoría: La Práctica de Yoga

El corazón del yoga y la experiencia humana

Casi todos podemos aprender a pensar y a creer, pero no se puede enseñar a nadie a sentir, ya que cuando piensas y crees eres como los demás, pero cuando sientes no puedes ser como nadie mas que como tu mismo. 

Podemos recibir herramientas, podemos recibir instrucciones para ir en cierta dirección, podemos practicar con los demás, pero finalmente, el camino que recorremos, lo recorremos por nosotros mismos, de manera individual 

  • Terry Ray

Nuestro cuerpo es inteligencia pura en permanente expresión. Somos la vida en sí misma, expresándose y manifestando la realidad, a cada instante.  Esa participación, cuando es voluntaria, es la belleza de la vida.

La dicha está relacionada con la salud.  Cuando no podemos estar plenamente en lo que está sucediendo, la felicidad no fluye a través de nosotros.

Cuando nos entregamos a nuestra práctica de yoga; a lo que aspiramos realmente es a cultivar nuestra presencia en lo que está sucediendo en el momento presente. No es una aspiración hacia el futuro, no implica querer llegar a algo o convertirla en un logro. Cualquier forma de querer ser lo que no somos nos conduce al sufrimiento.

El aspecto mas importante de la práctica es el reconocimiento de uno mismo para poder desde ahí reconocer a los otros y franquear la distancia que creamos entre el ¨yo¨ y el  ¨tu¨.

Cada vez que “practicamos yoga”, estamos actualizando los ideales a los que aspiramos, con un sentido de presencia total.

En realidad no hacemos yoga, hacemos sadhana, es decir que nos colocamos a nosotros mismos en el plano de la experiencia de ser.  Por ello, tu práctica debe ser tu propio yoga, pues comprende un encuentro personal contigo mismo.

Sadhana significa ¨aquello que se puede hacer¨, movernos, respirar, observar, sentir, reflexionar, acceder a espacios de silencio, cantar.  Todo eso que eliges realizar durante ese encuentro contigo mismo y con la vida como una realidad vigente y manifiesta, te acerca mas a tu propia naturaleza.

El propósito de las asanas no es otra cosa que el de abrazar la respiración, establecer una relación amorosa con nuestra propia respiración; someternos a esa tecnología del amor que se expresa entre la inhalación y la exhalación, nos dice Mark Whitwell.

No solo queremos sentirnos mejor, sino que queremos “ sentir mejor”, queremos tener  una experiencia de intimidad, ya que la vida ama al cuerpo y el cuerpo ama a la vida.

Respirar es un acto colaborativo, es un diálogo entre la polaridades del cuerpo para poder sentir el proceso que une a esas polaridades, llamémosle ¨ha¨ y ¨tha¨, Shiva y Shakti o Yin y Yang.

Cuando eso sucede no nos dejamos fácilmente llevar por ningún tipo de exageración, para llegar a ningún lado.  La vida no acontece en línea recta, la línea recta es solo un ideal. Todo en la vida nace del círculo, y se expresa en espirales.

Se ha tendido a popularizar la exageración en yoga y con ello llegar al punto del agotamiento.  La práctica de yoga puede ser vivida como cualquier otra forma de adicción cuando provocamos una sobre-estimulación de las glándulas, estamos haciendo que nuestro organismo experimente lo mismo que experimenta en cualquier tipo de adicción.

Nada resulta mas importante que sentir qué es lo apropiado para ti, y evolucionar con tu práctica y que tu práctica evolucione contigo.

Nuestra práctica debe partir cada día de lo que sentimos, de lo que queremos equilibrar y armonizar. 

El lugar perfecto para vivir el yoga es tu experiencia cotidiana, tu propio hogar.   Al poder sentir cada acto como una oportunidad para apropiarnos de nuestra propia vida estamos abrazando lo que es, a través de nuestra presencia.  El derecho mas significativo que tenemos, es el derecho a nuestra vida.

Cuando cultivamos intimidad con nosotros mismos, posteriormente podremos encontrar nuestro lugar en la sociedad, con un sentido de pertenencia.

Con relación a la práctica, Mark Whitwell nos comparte la enseñanza de Shri T. Krishnamacharya y pone énfasis en los siguientes aspectos:

1.  El movimiento del cuerpo es el movimiento de la respiración.

2. Inhalar traslada la respiración hacia la parte superior del cuerpo, mientras que  exhalar la desplaza hacia el vientre, comprende un dialogo entre esos dos polos.

3. La respiración envuelve al movimiento y sucede durante la acción misma de movernos.

4. Las asanas crean a los bandhas, en grado y en función de la acción específica que se requiera durante el movimiento que estemos realizando.

5. Asana, Pranayama y Meditación comprenden un proceso sucesivo, que se entrelaza, no son prácticas separadas, sino que una cultiva a la otra y pueden realizarse en distintos órdenes.

Breve historia de los Samskaras

Para explicar nuestra experiencia humana, la tradición yóguica nos lleva a comprender que somos creadores a través de un proceso constante de interacciones. Este proceso podemos observarlo a partir de la gestación y a lo largo de toda nuestra vida.

Durante ese proceso, van permanenciendo en nuestro cuerpo y en lo que llamamos mente, las huellas de cada uno de nuestros actos; principalmente las huellas de las experiencias emocionales dolorosas.

Dos son las palabras que nos ofrece la tradición: Samskaras y Vasanas.

Samskaras se asocia con la palabra karma, siendo este el impulso producido por acciones previas que nos conducen a actuar de una manera predeterminada, e incluso en ocasiones de manera inconsciente.

Estos impulsos nos llevan a encuentros que a su vez favorecen la repetición de actos similares a los que crearon los estados emocionales que nos motivan a actuar de cierta manera específica.

Vasanas, a su vez, resulta una palabra interesante que se puede traducir como fragancia, por lo tanto, los vasanas podrían definirse como el aroma que dejan nuestros actos en el ambiente.

Nuestras relaciones son complejas. Están dictadas y entretejidas a partir de los tres gunas, rajas (agitación), tamas (estancamiento o entropía) y sattva (ligereza o transparencia)

El nivel de conciencia de nuestra existencia encarnada, vivimos permanentemente afectados por estas tres fuerzas interactuando. Navegamos de una a otra, aunque tendemos de manera inconsciente a alimentar más a alguna de las primeras dos. Sattva, sin embargo, requiere de la participación de la conciencia y la presencia para ser cultivada.

La palabra karma contiene el prefijo “kar” que significa coleccionar o recoger, lo cual nos habla de la potencia de nuestros actos. Estos actos socio-biológicos están latentes en nosotros con una fuerza significativa. Aunque no desaparecen, cuando logramos aquietar las corrientes de nuestro pensamiento, a través de llevar a la mente a centrarse a enfocarse, podemos romper la inercia de estos samskaras.

Samadhi, en realidad significa ecuanimidad, una ecuanimidad que cuando la logramos, coloca por encima de las corrientes emocionales, los deseos y los impulsos.

Existen dos tipos de Samskaras, uno de ellos se llama vyutana, y son aquellos que nos conducen a la acción, por consiguiente son los que nos enredan y complican, llevándonos a acciones que producen ansiedad, fobias y anhelos no tan benéficos.

La otra expresión de samskaras es nirodah, que se manifiesta como supresión, oclusión, incapacidad para ver otras opciones.

La clave de la práctica de yoga, es lograr que el cuerpo, a través del movimiento, de la acción consciente, de la interocepción y la propiocepción, se convierta en una ventaja para nuestra evolución.

Al refinar nuestra práctica, podemos usar la energía corporal a nuestro favor para aquietar el miedo, el enojo, la tristeza y  la ansiedad, en lugar de suprimir dichas emociones y permitir que se conviertan en restricciones y en enfermedades.

Observación y Presencia

Las posturas son realizadas con una cierta actitud mental en donde mente y cuerpo son uno, no dos, y en donde el cuerpo y las posturas no son algo impuesto al espacio que nos rodea, sino en donde el cuerpo y las asanas son eventos que fluyen, sucesos dinámicos en espacio/tiempo, expresiones de una mente fluida que no tiene una posición fija que tiene que ser defendida a toda costa. Una mente que no tiene un muro alrededor sino que tiene una curiosidad ilimitada para explorar el Universo en su totalidad, así como el universo personal que cada uno trae consigo.”
– Donna Holloman

El primer sutra de Patanjali dice: atha yoganushasanam. “He aquí la enseñanza del yoga que ejerce autoridad.”

Atha, aquí y ahora, absoluta presencia. Este primer término se refiere a Dios, representado por la letra A, significando que Dios gradualmente se ira manifestando más; aquí implica una actitud de presencia y respeto hacia el yoga. Damos espacio a lo que es, a lo que somos, a lo que los demás son. (más…)

¿Por qué se considera importante la práctica individual de Yoga?

La definición original de Yoga es “la habilidad de encauzar, aquietar y/o enfocar nuestra energía mental”. En ese estado de enfoque y encauzamiento energético, emerge la claridad mental. Cuando surge esta transparencia, comprendemos las cosas de una manera menos contaminada por nuestros vicios y trampas de percepción. Descubrimos que el apego y la identificación entre sujeto y objeto es la fuente del dolor y del sufrimiento.

Las técnicas de yoga son muy diversas, incluyen el trabajo personal en varios planos y en diversos aspectos, incluyendo el aspecto físico, a través de la práctica de asanas. Una clase individual, te permite conocer y aplicar, de manera más profunda, el abanico de herramientas que el Yoga tiene a tu alcance.

Teoria y principios de Yoga terapia a partir de sus origenes en India

Desde el momento en que el aspecto terapéutico de yoga ha empezado a ocupar un papel preponderante en nuestro hemisferio, es muy importante que nos cuestionemos que conlleva adaptar un sistema de conocimiento completo a nuestras necesidades, y que implica alterar dicho cuerpo de conocimiento para que pueda tener cabida dentro de otro totalmente diferente como lo es la medicina convencional.

Debemos recordar que la visión del yoga, así como la aplicación terapéutica de técnicas y prácticas, tiene aproximadamente 2000 años de antigüedad. (más…)

Y tú… ¿Por qué Practicas Yoga?

La capacidad para elegir es resultado de nuestra conciencia. La piedra angular del despertar de dicha conciencia, radica en cultivar presencia en todo lo que hacemos.

El lenguaje y las prácticas de un yoga con visión somática, consisten en ofrecer al practicante un espacio para la observación, la integración y y la libertad de expresión, a través de un movimiento consciente, donde depositamos nuestro mas refinado estado de conciencia. (más…)

Yoga con Visión Somática

Estar orgullosos de nuestras posturas de Yoga es de mal gusto. Ser capaces de hacer las asanas “exitosamente” no significa nada. El Yoga no debe convertirse en un circo. Tampoco debe ser hecho como un refugio para la vida. En cambio, debe ayudarnos a purificar al cuerpo y a la mente, llevándonos de regreso a ese estado beatitud y receptividad desde donde podemos empezar a aprender”..
-Vanda Scaravelli

Las Asanas como Oportunidad para Establecer Patrones Optimos de Movimiento

El yoga es libertad, es el regreso a la mente natural. Sin importar como hayamos llegado al yoga, ya sea por sus beneficios corporales, anhelando una experiencia de éxtasis o en general buscando ser felices, la práctica misma nos va revelando niveles más profundos de experiencia. Fue a través de la observación de la naturaleza, de sus ciclos y de la forma en que esta se manifiesta, que los primeros yoguis fueron capaces de decodificar las condiciones para desarrollar este sentido de totalidad que nos es intrínseco. Se empezaron a establecer los parámetros para aplicar esta tecnología de refinamiento del ser. (más…)

Lenguaje y Libertad en Yoga

La mayor parte de nuestro aprendizaje corporal ocurre en forma de entrenamiento acerca de la buena postura, estudiando en un gimnasio o estudio, o bajo presión para alcanzar alguna clase de meta predeterminada. Muchas de las instrucciones autoritarias usadas en las situaciones en las que aprendemos se han plasmado como una voz interna que usamos para hablarnos a nosotros mismos. Mete el estómago, Saca el pecho, Baja los hombros, Haz esto, No hagas eso.

A nadie le gusta que le digan qué hacer, pero, con el fin de aprender algo nuevo, cedemos temporariamente la autoridad a un entrenador, maestro o video, con la esperanza de que lo que nos presenta nos ayudará de alguna manera. Esta es una etapa natural en el proceso de aprendizaje. Pero es escencial regresar el foco de autoridad a tu ser para realmente checar: ¿Lo que estoy escuchando es verdad para mí? ¿Esto funciona para mi? ¿Que es lo que falta aquí?
-Self Awakening Yoga, Don Stapleton

¿Que lenguaje usamos en nuestras clases?
¿Queremos darle continuas órdenes al cuerpo?
¿Cómo crear experiencias de aprendizaje en donde realmente permitamos que el practicante se conecte con un estado de conciencia diferente? (más…)

Sentido de Totalidad a través del Ceder

Desmantelando el Sentido de Aislamiento

Física y mentalmente, saber ceder hacia la superficie que nos sostiene, comprende establecer una relación activa con nuestro entorno. Comprende una expresión psico-física de voluntad y de decir “estoy listo“ para entrar en relación, antes de realizar el movimiento inicial.

Ceder es un proceso activo de involucramiento personal en el que manifestamos interés.   Es un acto inspirado en la fuerza creativa de la inteligencia y el deseo de relación, así como el anhelo de establecer conexiones. Ceder comprende establecer vínculos.

Ceder es una acción en la que se expresa el deseo de comunicarnos y sentirnos parte de la totalidad. Comprende la curiosidad, la presencia en el aquí y el ahora y la apertura de conciencia. (más…)

Secuencias con Propósito, Claridad y Autenticidad

Por Rosemary Atri

Crear clases significativas y efectivas requiere la identificación de los elementos que comprenden una clase bien estructurada y con sentido de propósito.

Secuenciar bien, comprende conocimiento, técnica refinada y a la vez una gran inspiración.

Existen muchos estilos y muchas propuestas de yoga, sin embargo, también existen principios universales que aplican a todos ellos.

La creación de contenido es piedra angular para lograr una práctica que educa a los estudiantes.

El yoga es principalmente un camino educativo. Educamos al cuerpo, educamos a nuestra conciencia y a través de ello, buscamos encauzar nuestra vida hacia hábitos cada vez mas proactivos.

El yoga posee una gran riqueza. Las herramientas que nos ofrece el yoga consisten en: asanas o educación para el movimiento, técnicas de pranayama o educación de la respiración, técnicas de meditación, prácticas de higiene, cantos, y sobre todo un cuerpo filosófico de gran valor universal.

Conocer dichas técnicas es muy importante, y requiere una gran dedicación y estudio. Un buen maestro se convierte en un estudiante de toda la vida. Un buen maestro reconoce que lo que acontece en el espacio de una clase grupal o en el espacio de una clase individual comprende una gran responsabilidad de parte de el maestro que guía la práctica.

Un maestro bien arraigado será aquel que a partir del estudio y de la propia práctica, se adentre en las sutilezas de la poderosa práctica de yoga. A través de conocernos a nosotros mismos, a través de la práctica, encontramos nuestra voz como maestros y acabamos desarrollando una visión propia de yoga, bien cimentada.

Si bien los estilos de yoga tienen el valor de sostenernos dentro de una comunidad, sin embargo, cualquier maestro que tenga mas de dos décadas de enseñanza sabe que cada maestro es único y excepcional.

Las secuencias de yoga pueden ser creadas para muchos propósitos; el mas conocido está dirigido a lograr posturas bien alineadas o conectadas a través de secuencias fluidas, pero también las posturas pueden ser vistas y organizadas como instrumentos de gran valor para crear experiencias de movimiento y para incrementar nuestra conciencia somática.

La manera en que utilicemos la respiración, el movimiento y el ritmo de la clase influirá en el estado de ánimo de los practicantes, por lo que un maestro tiene que aprender a tomar en cuenta muchos aspectos sobre cómo secuenciar con propósito, claridad y autenticidad.

Secuenciar implica varias consideraciones:

  • La creación de contenido.
  • Saber cómo, cuando y si queremos realizar ajustes.
  • Saber que tipo de lenguaje queremos utilizar para dar nuestras instrucciones.
  • Saber que debemos dejar fuera de nuestra secuencia.
  • Comprender principios anatómicos y saber aplicarlos.
  • Saber administrar el tiempo que dura la clase que estemos dando

Los principios que aplicarían a cualquier estilo son:

  1. Establecer un propósito para la clase, es decir saber porque queremos enseñar a nuestros alumnos, eso que estamos eligiendo enseñarles. Ser un educador de movimiento es algo muy serio. Comprende asumir la responsabilidad de saber llevar a la persona, a un mejor lugar de donde se encuentra. Evitar dañarlo; darle la oportunidad para encontrar nuevos caminos de expresión.
  2. Toda secuencia tiene un principio, un proceso central y un final. Piensa en tu clase como si fuera una historia, es decir una narrativa. Toda historia tiene un arco ascendente y descendente.

Comprende la introducción del personaje principal, que en este caso será tu tema de clase. Así mismo se irá presentando la narrativa que finalmente tendrá una resolución.

Un extraordinario ejercicio para los maestros es poner sobre la mesa, los ingredientes que va presentar en su clase. Como ejemplo, si vas a crear una secuencia que va dirigida al logro de ciertas posturas, es importante reflexionar sobre que posturas o movimientos se requieren para llegar a ellas. Asegurarte que las posturas que eliges tienen que ver con tus objetivos, y que vas de menos a más, pero también, es importante tomar en cuenta que se necesitas para neutralizar lo que vas logrando, y cómo crear opciones y alternativas para aquellas personas que necesitan algo un poco diferente.

Si reflexionas sobre tu selección de posturas, es probable que descubras qué te falta, pero es igual de importante saber, qué te sobra.

La práctica debe ser progresiva y bien secuenciada. Lo que vas eligiendo debe estar relacionado. Te debe permitir profundizar lenta y adecuadamente hacia tu objetivo final.

La comprensión de los planos anatómicos es muy importante, así como comprender las zonas corporales y los músculos involucrados en las acciones.

Una buena práctica conlleva saber llevar al practicante hacia una óptima integración de la respiración con el movimiento. Parecería que en ciertas clases faltara un eslabón en cuanto al refinamiento de las posturas. Cuando un maestro piensa que es demasiado importante la coreografía de una secuencia, tiende a perder múltiples detalles que en realidad resultan mucho mas trascendentales.

Un maestro que continúa evolucionando en su enseñanza, aprenderá a distinguir entre secuenciar y crear coreografías. Las coreografías generalmente pierden propósito e intención final.

No existe nada mas fascinante que observar a un practicante cuya práctica es inteligente, y que nos revela lo que representa la inteligencia somática en acción.

Lo que nos revela ese tipo de práctica es que:

  • Menos es mas
  • Que aprender a editar es la tarea mas importante
  • Que simplificar es amplificar
  • Que el refinamiento es el sentido primordial de practicar uno mismo
  • Que todo gran artista es aquel que no incluye nada innecesario en su arte

Cuando asistimos a una práctica desorganizada, el cuerpo, la mente y el sistema nervioso se confunden.

Otro aspecto a resaltar es recordar que Savasana es una postura trascendental. Siempre deja espacio para Savasana.

Para muchos maestros es difícil confiar en la importancia del silencio, la quietud, la relajación y el espacio.

Algo que ha sido maravilloso para mi como maestra es preguntarme constantemente porqué hago lo que estoy haciendo y cuáles son mis objetivos.

Eso me lleva a solo escoger dos o tres ideas fundamentales sobre las que hablar en un contexto de clase. Eso significa que en otra clase puedo escoger otras dos o tres ideas sobre un mismo tema, y la clase va tener un sentido muy diferente.

Si tienes este enfoque, eso te permitirá ser mas cuidados@ con tus estudiantes. Sabrás que sugerirles para adaptar a quienes lo necesiten e incluso podrás guiar a algunos estudiantes a incrementar el reto en su práctica, de una manera adecuada.

No existe una frase mas inadecuada que aquella que se escucha a veces, de algunos maestros, es decir: “Solo haz aquello que sientas adecuado para ti”

Parte de nuestra habilidad de enseñar, consiste en abrir un espacio para la condición humana y lograr que nuestros alumnos aprendan a lidiar con cierto grado de incomodidad, que no comprende lesionarse.

Y, finalmente, libérate de la idea de que tu propósito como maestro, es hacer a todos felices.